¿Quién es Romina Pons? – Primera parte

¿Quién es Romina Pons? – Primera parte
Entrevista a Romina Pons
Primera parte
¿Quién es Romina Pons?

 

El objetivo de esta sección es dar a conocer a la comunidad a algunos de los miembros que han pasado por sus aulas, reintegrarlos, de alguna forma, a este espacio que siempre les pertenecerá y ver cómo el Inhumyc ha marcado la vida de los que hoy en día son exalumnos.

 

Romina Pons es alumna de la generación 2002-2005, hoy en día funge como Gerente en Reactor 105.7 fm, una estación de radio del Instituto Mexicano de la Radio (IMER). Esta estación es el principal foro de la música alternativa en español e inglés en la Ciudad de México y el principal promotor de las nuevas manifestaciones de rock en el país.

 

Realizar las preguntas fue un trabajo interesante, porque conocer a lo lejos a Romina significó empezar a imaginar lo que puede llegar a ser nuestro propio futuro. Al momento en el que llegamos al IMER nos registramos y la cabina de seguridad estaba tapizada de estampas de bandas. Subimos por la torre hacia el piso en el que se transmite Reactor. De alguna forma imaginamos que sería mucho más grande, quizás más espectacular.

 

Esperamos un poco y nos asomábamos por los rincones para ver qué ocurría. Estaba Luis Pérez en transmisión. Al frente se ve una primaria pública y aparecen las tumbas del cementerio y gatos corriendo por entre las flores para los muertos.

 

Romina nos invitó a pasar después de hacerse cargo de algunas cosas, arrastramos varias sillas y llenamos la oficina.

 

Tamara: Estábamos pensando cómo íbamos a empezar. Queríamos compartir un poco ese sentimiento de emoción que teníamos al haber leído entrevistas que te habían hecho y cosas sobre ti y poder materializar esa persona de la que leímos y lo increíble que es y que había hecho muchas cosas padres para este medio y queríamos empezar con eso…

 

Romina: Qué padre, me siento halagada. Muchas gracias. [Se río contenta.]

 

Carla: Nos gustaría empezar con que nos hablaras un poco de la música que te gusta y ¿por qué elegiste estudiar Comunicación?

 

Romina: A mí me gusta la música… [Se detuvo a recordar] ¿en Inhumyc sigue Radio Inhumyc?

 

Todos: Sí, claro.

 

Romina: Yo tenía mi programa de radio. [Reflexionó un poco].

Es bien difícil elegir qué música te gusta, porque me gusta el rock, pero ya hoy en día el rock es casi todo lo que no es banda o pop. Te puedo decir que de lo que hay ahorita lo que más me gusta es Dead Weather, Fowls, me gusta mucho, otra banda que se llama Maccabees. No es mi tipo de música pero lo que hace Diplo me parece tremendamente interesante. En español, hay una banda de Guadalajara que se llama The Oats que está increíble; Disidente que es ya más vieja, hay una argentina que se llama Banda de turistas. A mí me gusta más la música en inglés pero desde que estoy en Reactor me he metido más en el español.

Yo estudié Comunicación por error, pensaba estudiar Psicología. Cuando acabé el Inhumyc mis papás se fueron a vivir a León y me dijeron: “No te estamos preguntando, te vienes con nosotros”. Mi idea era estar nada más un año allá y regresarme al DF sola, obviamente no me dejaron; entonces, el primer año entré a Comunicación porque las materias se veían padres y pensé que al regresar iba a entrar a Psicología. Al final ya me quedé en Comunicación, la estudié en León. Creo que todas esas decisiones o “errores” te van marcando una pauta. Además, siempre quise hacer radio.

No sé, la tele no me gusta, se me hace que la imagen distrae. La persona que está enfrente de la tele puede decir pura estupidez, pero si está muy guapo o muy guapa lo vas a ver y eso distrae; en cambio, en la radio no importa que estés guapo o que estés feo, que seas alto o lo que sea, es tu cabeza y lo que transmite es lo que importa. Es como leer un libro. Esa parte romántica me gusta.

 

Carla: Entonces, te gusta más la radio y te gusta la lectura, ¿qué más te gusta?

 

Romina: Me encanta leer. A mí no me pongas imagen, deja que yo me la genere.

 

Carla: ¿Y qué tipos de libros?

 

Romina: Ahorita hablé con Carlos Carranza, estoy leyendo uno de Michelle Houellebecq, se llama Sumisión y siento que es lo mejor que he leído en los últimos años. Todavía no lo acabo, es el libro que sacaron después de los atentados de Charlie Hebdo y entonces asume cómo en Francia gana el partido musulmán y qué pasa con Francia cuando se vuelve un país musulmán. Me recuerda un poco a Orwell y Huxley, entonces se me hace que puede llegar a ser un nuevo clásico de la literatura

 

Carla: ¿Has leído 1984?

 

Romina: Sí, lo leí en el Inhumyc, en área 4.

 

Carla: Ya me emocioné. [Risas generales] Al fin alguien que conozco que leyó 1984. Pero bueno, cuéntanos, ¿cómo surgió tu amor por la música?

 

Romina: Qué buena pregunta. Ve, será que ustedes son del Inhumyc, pero siento que todo me regresa a esa época, cuando yo iba en la prepa, en la secundaria tenía un novio que iba en el Inhumyc. Él iba en la prepa y toda su bolita de amigos tenían bandas, tocaban, escuchaban música y me empezaron a meter. Yo a lo que tenía acceso era a la música más pop.

Ellos me presentaron a los Red Hot Chilli Peppers, Green day, The Offspring, Deaftones. Toda esa onda. Aparte escuchaba mucho la radio, escuchaba Radioactivo, que era una estación que me hizo ver que yo quería hacer radio. Ahí empecé.

Hoy en día es bien fácil con las redes, con el Internet, pero en ese entonces era de “préstame tu disco”, ya había quemador de discos. Tampoco estábamos tan mal, en la primaria era cuando todavía tenía yo cassets. Así era, prestar discos, ir al Chopo a ver qué te encontrabas porque no te alcanzaba para comprarte todos en Mixup. Era como esta cuestión de culto andar compartiendo material.

 

Tamara: Estábamos leyendo que tu querías transmitir tu visión de la radio. Entonces, ¿cómo se vincula con tu amor por la música y tu idea de hacer radio junto con estudiar psicología y, al mismo tiempo, dar esa visión de la radio que tienes?

 

Romina: Es que eso de la psicología… quién sabe qué paso ahí. Me encanta tratar con humanos y de hecho mi trabajo siento que tiene un chorro de psicología,  porque los locutores…  Hay gente que hace zapatos, su materia prima es el cuero  y suelas, mi materia prima son seres humanos y si tienes un locutor deprimido o uno enojado, si tienes uno que trae broncas de ego, se va a notar al aire, en la estación. Aunque nunca estudié psicología es un tema que me ha interesado mucho. Al final, todo lo que aprendes sirve para algo y que me haya clavado un rato con la psicología me sirve hoy con la gente de Reactor.

¿Cómo vinculé la música con la radio? Es lo que yo decía, la radio es bien padre y la música es bien padre. Hay muy pocas estaciones que juntan la música que me gusta con la radio, que es lo que me encanta. Yo no encontré el hilo negro, Reactor ya existía antes que yo y nada más estuve en el puesto, pero me encanta, no estaría tan feliz si estuviera haciendo radio de salsa, no porque no me guste, pero nada más estaría con uno de mis amores, que es la radio, o si estuviera haciendo cosas de música sin radio, tendría a otro de mis amores, pero aquí lo bueno es que se juntan las dos cosas que más me gustan. Me siento muy afortunada.

 

Carla: ¿En qué consiste tu visión de la radio?

 

Romina: Contenidos, para mí la visión está en los contenidos. Le digo siempre a los locutores, si no tienes nada bueno que decir, no agarres el micrófono, cállate. Ahora hay Spotify, hay un chorro de servicios de streaming, te metes en cualquier blog y puedes ver las nuevas noticias musicales, contenidos de valor y música. Eso es algo que traigo de un mes para acá con los locutores, la música también es contenido, al poner una buena canción estás dando un buen contenido, no tienes que hablar y hablar y hablar; se vale que hables, siempre y cuando lo que vas a decir le pueda generar algo a alguien.

 

Carla: Claro, que sea relevante.

 

Romina: Exactamente. Creo que la radio es compañía, es un medio que te acompaña en el coche, que te acompaña aquí. Entonces, en vez de contarme esa canción viene en tal disco y qué número de canciones hay, cuéntame cómo te la pasaste en el concierto de ese artista y tú, como experto en música, qué percibiste, qué notaste, con quién hizo una colaboración; no sé, cosas más interesantes.

 

Carla: Claro, entonces Reactor se basa en música que no es tan pop ni tan comercial, ¿no?

 

Romina: Exactamente, el eslogan de Reactor, durante muchos años, antes de que yo estuviera, pero que lo aplaudo mucho, es: “Todas las alternativas”, entonces son todas las alternativas, que no es lo mainstream, entonces hay un programa de reggae, hay un programa de ska, hay un programa de metal, hay un programa de hip hop, también de electrónica, hay muchas vertientes. Y la programación diaria es lo que consideramos en Reactor que es lo más interesante de (me choca la frase) la escena alternativa, pero no sé cómo decirlo, de las bandas que no son poperas, de lo que hay en festivales como Coachella, como Glastonbury, como Lollapalooza y, por supuesto, música en español; porque si en Reactor no suena música en español en radio, no tiene ningún otro lugar en el DF, en Guadalajara hay, en Monterrey hay, pero en el DF, si no es en Reactor no suena tu música en FM.

 

Sofía: ¿Cómo vinculas la música y las letras con la formación en la edición?

 

Romina: Qué buena pregunta. La formación editorial, y tengo que ser tremendamente honesta, en Reactor es un punto flaco que estoy buscando engordar, es decir, es una estación de gobierno, tengo muy poco presupuesto, tengo gente que trabaja sin recibir un peso, simplemente por amor, pero bueno consigo otras chambas y me ha costado mucho trabajo que la parte web de Reactor genere contenidos de calidad, porque es cierto que al aire hay música de calidad, hay comentarios de calidad, pero se tiene que transmitir a la parte escrita, estoy a la mitad de una estrategia que empecé hace, de verdad, dos semanas, así que vamos a ver cómo me va, lo que hice fue que el servicio social que viene a Reactor apoye en cabina, si hay ganadores que apunten los nombres, que suban la lista de canciones y por eso me enfoqué en buscar a gente que le guste mucho la música y que le guste escribir.

Si Reactor tiene una página web podemos ser como Marvin o como Indierocks o como Rolling Stone, cualquier página mexicana buena, pues me voy a encargar de enfocarme en gente que le gusta la radio y que le gusta la música, pero al final, si te gusta la música, no importa si lo haces en radio, tele o por escrito, es cuestión de afinar detalles y, entonces, acabo de formar un equipo que empezó ayer, entonces no les puedo decir muy bien qué vaya a pasar, son cuatro chavos de servicio social que les gusta mucho la música y les gusta mucho escribir y vamos a trabajar con ellos, vamos a empezar a formar la parte más editorial de Reactor, que tenga un poquito más de fuerza, ¿no? Porque sí estaba muy mal.

 

Carla: ¿Tuviste experiencia con otras revistas?

 

Romina: Sí, estuve justamente… [suena el teléfono]. Qué tal, es que la radio no descansa. Sí, estuve en Rolling Stone, estuve en Timeout México como editora de música y trabaje también para Filter, que es de música, me encanta la música y,  ahora sí, estudié medios y lo que me gusta es hacer radio, pero por donde sea le entro. Hay una cosa bien bonita de la prensa o de los medios escritos, ahí se queda. Una gran entrevista en radio la puedes subir a un podcast, pero la gente no escucha tanto, no te vas a meter a volver a escuchar la entrevista. Si te toca en ese momento en el coche la escuchas y la disfrutas; en cambio, al escribir y hacer la entrevista a alguien te esperas un rato, la meditas, la digieres, investigas y haces un escrito y te queda más padre. La radio es inmediata y luego te faltan detallitos, pero si te quedan tres minutos es que te quedan tres minutos y córrele con la pregunta y con la respuesta porque tenemos que irnos a música, en cambio, el ámbito editorial es más pausado.

 

Carla: ¿Cómo fue tu experiencia en Rolling Stone, en particular?

 

Romina: Padrísima, padrísima, ahí fue cuando empecé a entrevistar a gente que en mis sueños pensaba en entrevistar… como Shirley Manson, The Garbage, soy muy fan de The Deaftones y fue de las primeras bandas que conocí, que pude entrevistar a Chino Moreno, yo llevaba diez años de ser fan, hasta es contraproducente, porque al preparar la entrevista estás súper nervioso y me encantó trabajar ahí, lo que me gusta de Rolling Stone es que es una revista, a mi parecer, de profundidad. Luego hay otras en que son seis preguntas, la foto, el video de YouTube, chécate el nuevo sencillo y Rolling Stone lo que te exige, como parte de la línea editorial, es que no podemos hacer cinco preguntas, pero fuera de eso es hacer una reflexión, hacer una investigación tiene que ir como más allá y eso te motiva hacer más que preguntas típicas, transcribirlas y ya, nada más editarlo.

Previous Post
«
Next Post
»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *