Por favor, dad una orbica • por Eugenio Compean

Por favor, dad una orbica • por Eugenio Compean
por: Eugenio Compean

 

El despertador suena, como siempre. Otra vez. Pongo a hervir el agua y me preparo un café. Me sirvo en mi termo azul. Cinco de la mañana, bajo y olvido las llaves. Interrumpo la rutina para buscarlas. Por fin, a las prisas me encamino, a las prisas putamadre.

 

La gravedad aumenta con mi viaje
Y se despedaza mi carne
Se arrastran mis pies

La banqueta bajo mis suelas
Roba mis zapatos
¿Por qué lucho más?
Me trato de levantar del suelo

Acepto mi destino y….
Caigo, rápido, azoto, duro
Primero de cara, se parte mi columna
En tres y en dos millones de pedazos

Se parte y soy polvo
Desvanece mi historia
Se la llevan los vientos y
Aterrizan en Saturno

 

Mismo pesero pendejo de la semana pasada, voy bajando de la picacho Ajusco. La gente, como si estuviesen atrapados, miran perplejos por las ventanas las camionetas mercedes y los pendejos audis. Observan con anhelo, como si fueran no merecedores por andar en camión.

 

Cuero de marca

Me estampo el pecho
Me rasgo el cuero.
Culero.
Muestro mis entrañas

Se teje, se arraiga
Bajo seis, tres manos esclavas
Se clavan agujas
Fabricando nuestra (tu) piel

Cuero de marca
Nos (te) encanta
De papel. No, de piel
Lepera piel, de marca.

 

Después de tres camiones diferentes llego a mi trayecto favorito. (Trayecto de la chingada, me cagas), Caminar por veinte minutos. Me pesan los pies, le doy un trago a café para tratar de despertar. Hoy amanecí especialmente…

 

¡Agujeta, carajo!
Agujeta ¡mierda!
Tira de mí
Mi agujeta ¡mierda!

Tira de mí
Agujeta de mierda
Tu complot con el piso
Tira de mí
¡Vergüenza! Carajo
¡Vergüenza, mierda!
Soy el hazmerreír
Merezco morir

 

Bajo las enormes escaleras y llego a la fila, fila para comprar un estúpido boleto. Con un gordo sudoroso en frente de mí ¿Cómo sudas a las siete de la mañana? Qué asco.

 

Me interno
Ocurre un cateo
Inspección profunda
De cuerpo completo

¿La perdí?
Ni sentí la mano
Escabullirse en mi bolsillo
Trasero, delantero, calzoncillos

Llego a casa
Lo ignoro, es mi culpa
Me agoto. Ceno
Pan y fruta

A la mañana siguiente
¡Mierda!
¡Me duele el diente!
¿Y con que voy a pagar?

Ciudad cabrona me toma,
Descuidado si sé que despistado
Se llevan hasta lo jodido
Lo amargo.


Pendejo, me grita algún pendejo con prisa. Imbécil, si voy caminando, no me avientes el coche. Pasos, pasos y más pasos. 

 

Ando por un capo minado.
De oro y caca color rojo
Pie, oído              oído
Plateado dorado, rojo, rojo

El oro cae en mis oídos
El odio lava
Lava la vieja carcaza
Con agua lava

Brilla la carcaza
Recién lavada
Salen palabras, gestos y caras
Placenteros, groseros, gestos

Ciertos, groseros
Verdaderos, intencionales
Impronunciables.
¿Qué pensaría tu madre?

 

Ya, a la mierda todo, me voy a mi casa. Me cagan todos, día de mierda.
………..¿Día de mierda o plagado de belleza?

 

Pero, el final es elegante y al llegar el momento seré decente

Un ruido rítmico y musical
En el panal que me meto
Voy para acá
Vengo para allá

Las luces neón que me deslumbran
Derrumban y van
Sin mirar a la derecha
Cruzan, no cruces

Hay cruces en los cruces
Siempre sin luces
Si tienes suerte y te duermes
No te mueres. No, te mueres

Ahí viene, ahí viene
Caliente caliente
No estoy mirando, no hay suerte
Paso en falso ¿No hay suerte?

Soy otra cruz en el cruce
En el pasto de postes
Bajo el asfalto

Previous Post
«