Poemas • por Marcelino Trejo

Poemas • por Marcelino Trejo
Por: Marcelino Trejo
1
Aunque sólo nos unan las vivencias
guardaré tu imagen
como al principio de las mismas
lo mejor que me dejaste
fue el recuerdo de aquellos días
dónde jurábamos sólo existir dos;

gracias.

 

2

No es que muera de amor,
pero espero curarme de ti.
Si tú me olvidas
me dueles

porque aún así, después de todo
te quiero a las 10 de la mañana
la misma hora en la que
duermo y me levanto

te quiero porque te falta todo
y aún así estás completa
te quiero porque me tienes,
no lo sabes, pero ahí me tienes.

Yo no muero de amor,
yo muero de ti.

 

3
Ya llegué a ese punto donde
sólo espero a morir a no estar contigo
el regreso y el olvido ya no son opciones
el recuerdo de lo que fuimos es mi gas
para seguir
ese vaso en tierra fértil es tu voz y el sol es el desdén tuyo hacia mí
para qué buscas varios, si yo te puedo dar el amor de miles.

 

4
Sigues sorprendiéndome, con esa manera tan estúpida de darle sentido a lo que no tiene, esa que me encanta, esa que hace que me den ganas de volar, gritar, expresar ¿me pregunto si eres de este mundo? Al caminar me percato de la seguridad que emanas, esa que todos voltean a ver, el detenerse para observarte un segundo me parece carente, porque sé que a mí me tomará una vida entera entenderte y aún así seguiré debiéndote años, el tiempo que invierto en ti, ese tiempo que no es tiempo, cuando ando contigo, no existe, puedo caminar mil millas y no sentirlas, no sentir más que a ti, seguirás creciendo en mí, si pudiera… Te taparía la luz del sol, porque para mí brillas como la luna.

 

5
Mis sentimientos y un solo corazón, tantas emociones y una sola persona, llegas como el sol y te vas como la luna, persígueme o déjame atraparte, pero no te apresures en ir, bendita tú piel, aquella que me santifica cuando el contacto empieza, no niegues nuestra conexión, somos extraordinariamente magnéticos, estás en mi mundo, sé que tenemos uno, aquel dónde ambos vivimos, me dices guárdame donde nunca muera, te guardé en mi alma, ésa que nadie ve y que sólo yo siento, ésa que se irá contigo cuando decidas partir.

 

6
Me fascinas, me enloqueces, tus ojos me enriquecen, me llevas al borde de mi locura y de mi cordura, esa ligera línea entre vida y muerte ¿por qué siempre debes de estar en mi mente? No quiero tenerte y después perderte, quiero vivirte, como si tú fueras mi vida, tal vez lo eres, así que, vida, te escribo una carta que sin decir nada, te digo todo. No espero que entiendas, mucho menos que lo sientas, lo único que espero de ti es que me guardes donde más me quieras.

 

7
Llegué a la conclusión, como muy habitualmente lo hago, pensé en ti, de la forma en la que nadie piensa, te soñé de la manera en la que nadie sueña, te besé como nunca había besado; me sentí perdido, pues me perdía a mí mismo.

Lo mejor que el alcohol me ha llevado, ya que ni resaca tuve, pues me sentí aliviado.

Aquel día conectamos y tristemente a los animales enjaulados no observamos, no sabía que para amar, el corazón se podía fraccionar, me enseñas esa parte que nunca había notado; el peligro que corremos al ser atrapados, cada vez me hace pensar que estamos más safados, en la tierra de mi conciencia sideral pregunto, quizá ya deba enterrar a los difuntos, ¿qué querías de mí? Si te rogué todo un año ¿por qué te quiero desde el pie hasta el alma? Fumemos, anda, de esa pipa a la que pocos prueban, dame tus deseos, que yo soy tu fiel siervo, volemos de este mundo, construyamos el nuestro, bajemos al cielo o subamos al infierno sin más palabras me quedo, ese es el sentimiento cuando te veo.

No me hagas elegir entre Dios y el diablo que mi decisión aún no he tomado ¿Por qué es tan complicado querer a ambos?

 

8

No puedo explicarte ni con el más profundo de mis pensamientos ni el más negro de mis deseos; la locura sublime que desbordan las acciones que llevaré acabo, tengo miedo, no siento nada; me asusta sentirte como un vacío que de mi boca emana.

No quiero importunarla, pero, señorita, usted ya no me hace sentir nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *