Ofrenda: Los huesos tienen memoria

Ofrenda: Los huesos tienen memoria
Por: Natalia Salinas Jáuregui

El movimiento del 68 fue uno de los acontecimientos más importantes para moldear al México moderno, por ejemplo, abrió paso a la libertad de expresión para futuras generaciones. Por eso, el Inhumyc ha querido recordarlo con una de las expresiones más ricas en la cultura de nuestro México, una ofrenda de muertos. Se trata de una bomba visual que se inspira en el México prehispánico y el arte contemporáneo.

El tzompantli –muro conformado de cráneos humanos para  ofrecer a los muertos una vida después de la muerte– es reinterpretado con coloridos cráneos y trazos angulares.

El techo lo adornan símbolos de las almas de los muertos que toman forma de mariposas monarca en su proceso de transformación individual que deviene en  la manera en que la vida de las personas trasciende en los otros.

Las manos de quienes trazaron el curso de ese pedazo de nuestra historia caen sin vida, pero dejan la sombra de quienes fueron, y hoy inspiran a los vivos para que repliquen la búsqueda de la justicia que se simboliza en los grabados que emulan la gráfica del 68 en la que plasmaron en serie sus protestas contra el gobierno.

Como escenario principal se evoca la plaza de las tres culturas de Tlatelolco, un espacio importante en el proceso histórico de México, desde la Colonia hasta la trágica matanza.

Díaz Ordaz, caricaturizado como el villano del movimiento del 68, es colocado encima de un tanque militar con aros olímpicos, que da a entender el doble juego del gobierno al celebrar las olimpiadas mientras los mexicanos eran masacrados por el Estado.

Al fondo de la ofrenda se alcanza a ver una tabla de investigación policiaca como reflexión sobre los movimientos sociales en México, la manera en que se relacionan, construyen un panorama y sobre cómo las víctimas comparten su destino.

En fin, los alumnos transformaron sus reflexiones en imágenes tangibles; sus profesores fueron guía para darles forma y color; el Inhumyc ofreció este espacio de libertad para no olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *