Generar cambios 

Generar cambios 
por: Marcos Vicencio González 

 

El Bazar Solidario del Inhumyc es un evento realizado por los alumnos del equipo de solidaridad, asesorado por varios profesores y apoyado en todo momento por el equipo de Coordinadores. La idea fue preparar un espacio en el que los artesanos invitados pudieran vender sus productos de una forma justa, sin intermediarios que devaluaran su trabajo.

La importancia del Bazar Solidario está en que es un cambio mínimo que los alumnos del Inhumyc nos sentimos con la necesidad de realizar. Realmente el acto conlleva una pequeñísima alteración, en comparación con lo que falta por cambiar. Pero es a lo que nuestras posibilidades alcanzan, y desde el año pasado nos dimos cuenta que podíamos realizar este cambio, por lo que ya no depende de si lo deseamos, sino que tenemos la obligación de hacerlo y siempre intentar aumentar la capacidad de ayuda que generaremos con esto. Nuestro incentivo es que ese diminuto giro que le damos a la sociedad, generará el ejemplo que podrá llevar consigo cambios cada vez más grandes.

Durante los tres días se expusieron en los puestos del bazar artesanías de una gran calidad. Todos los artesanos hicieron de esta una experiencia productiva y además se llevaron de regreso una ganancia importante.

Comprar artesanías directamente de quien manufacturó las piezas es una experiencia única. Es cierto que el arte habla por el artista, y no me cabe duda de que todo lo expuesto era arte, ya que estaba hecho con una técnica perfeccionada por los años y la tradición, y encerraba en su forma física la expresión del artesano; sin embargo, la presencia del artista posibilita un acercamiento más profundo al arte. Es por esto que independientemente del éxito que tuvo el evento en las cuestiones de eficacia y productividad tanto de artesanos como visitantes, para todo aquel que quiso adentrarse más allá del producto, y se tomó el tiempo de platicar con la persona que estaba del otro lado del puesto, se vivió una experiencia imposible de superar por cualquier bien físico que se pudo haber adquirido en el bazar.

Al finalizar el evento, previo a la entrega de reconocimientos de participación, hubo un momento en el cual se compartió entre alumnos, profesores y artesanos, la experiencia vivida durante los tres días. Todos los invitados mostraron su agradecimiento hacia la escuela, tanto por la posibilidad que les abrimos al momento de la invitación, como por la disposición de servicio que tuvo en todo momento la comunidad del Inhumyc.

Sin embargo, varios compañeros coincidimos al sorprendernos de su enorme agradecimiento, ya que sentimos que éramos nosotros quienes teníamos que agradecer, pues aprendimos mucho con esta experiencia. Reconocimos en ellos gente pulida en la paciencia, la constancia y la humildad por el trabajo físico que realizan día con día, no solamente como una forma de ganarse la vida, sino como una forma de vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *