El futuro del país lo construyo yo. ¿Otro México es posible?

El futuro del país lo construyo yo. ¿Otro México es posible?
Por: Carol Espino Oteiza

El futuro lo construyo yo y un México diferente sí es posible, si tenemos determinación y una visión desde donde nos podamos ver diferentes ya que todo gran progreso necesita una misión y una visión. Muchos al hablar de México nos adentramos a un tema político, sin embargo, México no es política, no es violencia, no es migración, no es narcotráfico, no es pobreza, no es riqueza, no es promesa, no es basura, no es rosa mexicano, no es todos sus problemas. México es una tierra fértil, campos llenos de café, con gente de maíz, con montañas tan altas que el frío te congela y valles tan cálidos como un hogar, con playas de arenas de todo tipo, rocas en los ríos, corales bajo los océanos a los costados de la tierra y flores con esporas que viajan en el viento con el oxígeno que nosotros respiramos, con gente trabajando de sol a sol en oficinas, en el campo, viajando por trenes y metros, bailando con diferentes vestidos, diferente música y diferentes fronteras.

 

IMG_5080

¿Qué pasa con México? Todos sus recursos y sus culturas se controlan por un mismo sistema y los mexicanos hemos dejado que este sistema se vuelva nuestra identidad, dejamos a la patria como un discurso político y tratamos de encontrar soluciones a nuestros casos particulares en otros países y nos quejamos del nuestro, que es lo que aprovecharon un conjunto de personas para ponerse en nuestra cima y vendarnos los ojos y nos lo dijeron tantas veces que ya no tuvieron que hacerlo porque nos lo decíamos a nosotros mismos hasta que creímos que los teníamos abiertos estando cerrados, lo que parece una imposición a la visión de un futuro mejor, con lo que yo no estoy de acuerdo, ha habido personas que se han quitado estas vendas de encima y han generado un cambio. Por más insignificante o mayor que parezca es un cambio y es aquí en donde entra el mexicano generando cambios, es en donde yo y cualquiera de nosotros puede cambiar a México, desde una sonrisa hasta gritarle al mundo quiénes somos realmente.

El siguiente paso sería hacer una mentalidad colectiva en donde quitemos las tonterías que hemos cometido con nuestro país, barrer el polvo, reacomodar y construir, ya que México, nuestro México, tiene todas las maravillas que puede haber en el mundo y más, sólo tenemos que abrir los ojos, verlo, amarlo, vivirlo, y sentir su dolor para quitarnos la astilla que abre nuestra piel y penetra nuestras venas, para dar un paso firme y decir: yo soy México y tengo un presente maravilloso con un futuro prometedor porque dejé la astilla en el pasado y así, sin vendas en los ojos nos damos cuenta de que pelear duro vale la pena, porque no somos Cenicienta y no tenemos hada madrina, sino manos que nos tratan de hundir en el lodo y un espíritu formado por voces de todo México que nos volverá a levantar, siempre y cuando todos pongamos nuestra voz desde los individuos que somos hasta la colectividad que formamos.

Previous Post
«
Next Post
»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *