Editorial. Septiembre de 2016

Editorial. Septiembre de 2016

Todos los miembros de la comunidad siempre recibimos ansiosos el inicio de año. Los profesores, directivos y administrativos tenemos el anhelo de construir un espacio para el aprendizaje de nuestros alumnos, pero a la vez su resguardo y cuidado. Es un reto mantener una actitud abierta a escuchar las necesidades que cada uno tiene en este espacio, desde lo simple como los plumones hasta lo complejo como el apoyo que brinda un titular.

Nuestra responsabilidad no es menor puesto que nuestra materia de trabajo es la formación de seres humanos y la convivencia con base en los diálogos abiertos y de confianza, siempre con miras a la construcción de una sociedad crítica, respetuosa y solidaria.

Todos somos parte de algo mayor a nosotros. El Inhumyc nace como un proyecto de los Misioneros del Espíritu Santo y, a su vez, la formación académica nos integra a la SEP y a la UNAM. Estas instituciones nos ofrecen oportunidades de desarrollo fuera del aula que sólo esperan que las tomemos.

La invitación este año es a participar de los espacios que ofrece el Inhumyc como las salidas académicas, las convivencias o retiros, las convocatorias de la UNAM y, sobre todo, al aprendizaje de día con día.

Duc in altum es un proyecto que busca dar voz a la inquietud y la necesidad de cada miembro de nuestra comunidad dentro de un espacio desde el cual plasme y comparta lo que la vida aquí deja en él.

Esta revista digital es una ventana a través de la cual nos miran, pero también es una oportunidad para que asomemos los ojos y notemos la huella que el Inhumyc ha dejado en el mundo.

“Ojos abiertos,
corazón sensible,
manos prontas”