Despierta México

Despierta México
por: Carolina Prado Amor

México está dormido, pero es un gigante. Un gigante dormido.
No quiero ni pensar que va a pasar cuando despierte…
cuando el gigante despierte se irá fuera la hipocresía, la farsa,
todo aquello que hace de México un país pobre.

Chavela Vargas.

México… aquel país lleno de vida, de colores, tradiciones y sabores, por el cual su gente ha luchado incansablemente con el propósito de alcanzar su libertad, recoger su dignidad y elevar nuestra patria, con tanta historia y tanto futuro. Hemos dejado perder nuestra fuerza política, económica, pero la más importante: la espiritual; vivimos aceptando los abusos, engaños y corrupciones, vivimos quejándonos de nuestro país; vivimos cansados y preocupados por cuál será el futuro de nuestro México, de las futuras generaciones, pero nadie se toma la molestia de buscar los cambios y hacerlos realidad, vivimos esperando a que los demás lo hagan para nosotros comenzar, y eso es conformismo, es aceptar vivir en la situación por la cual hemos pasado tantos años, asumiendo que no va a cambiar, acostumbrándonos a que México es así.

Tenemos un país que no valoramos, hemos llenado de miedo las calles, de corrupción nuestros gobiernos, de lágrimas nuestros campos, marginado nuestras culturas, olvidado nuestras raíces, hemos perdido nuestras lenguas, hemos perdido el México de ayer. Tenemos tanto potencial para hacer de México el país que merece; con tanta belleza escondida y olvidada.

El porvenir del México que queremos está en nuestras manos, la educación que queremos para los niños te prepara para el futuro, también la vida, cuidar todo aquello que nos rodea, valorar lo que tenemos y luchar por lo que queremos. Vivimos de esperanzas pero no sabemos qué esperamos, el futuro no está en la tecnología, está en nuestros valores, en nuestras ganas de sacar adelante a este país.

El futuro de México depende de las nuevas generaciones, lo construimos no sólo con avances de la ciencia o exportando, lo construimos con educación, con valores, educando a niños que no tienen las mismas posibilidades que nosotros, invirtiendo en escuelas rurales, invirtiendo en las cosechas de nuestros campos, combatiendo la pobreza, aumentando la tasa de trabajo, consumiendo productos nacionales, pero principalmente lo construimos poniendo el egoísmo y la mediocridad de lado, evitando la ignorancia que nos lleva a ser un país pobre, porque no luchamos ni hacemos nada por levantar nuestra patria, el lugar que nos vio nacer, ser pobre es dejar morir de hambre al pueblo que pide justicia y libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *