¿Cuán difícil es convencer a alguien de cambiar?

¿Cuán difícil es convencer a alguien de cambiar?
Por: Ana Sofía Rosales

Entre más se muestre lo que pasa y más nos enseñan que si no hacemos algo hoy nuestro futuro será un desastre, más rechazo habrá ante eso, creceremos con miedo o incluso hartos de que nos recuerden diariamente que la extinción del humano se acerca, aceptaremos ese fin y rechazaremos posibles acciones para evitarlo.

 

Sin embargo, cuando se trata de convencer a sociedades enteras de realizar cambios necesarios para estabilizar el clima de la Tierra […] el aluvión de información negativa y hasta terrorífica puede desencadenar la negación, la parálisis o, como mínimo, la postergación.  Al Gore 

 

Estos enfoques para concientizar y convencernos de hacer algo al respecto llevan actuar a pocas personas. ¿Qué debe suceder para que todos acepten que la crisis climática es un hecho y que sólo se solucionará si todos nos transformamos en comunidad y no en comodidad? Impulsemos acciones que nos unan a las raíces de la Tierra, incluyamos la naturaleza en toda acción, al final somos parte de ella, no seamos una sociedad integrada por seres individuales y egocéntricos. 

 

Se suele voltear a ver a las personas que tratan de evitar los desechables, los plásticos, que dejan de comer carne, porque las aportaciones así no generarán un impacto a gran escala, pero no consideran que pequeñas acciones sí hacen grandes diferencias si todos ponemos por igual. 

 

No es suficiente dejar un popote, ni poner leyes para dejar de usar bolsas de plástico en el súper, ni de cambiar todo a biodegradable, sin saber el por qué; es necesario que reaccionemos sabiendo lo que hacemos y no por obligación, exijamos más cambios y cuestionemos por qué se ha normalizado la codicia y lo superficial, si estamos yendo al borde de un mundo que juzga, oprime, etiqueta y no se actúa aún teniendo ante nuestros ojos la pobreza, desequilibrio, desigualdad y crisis climática, ¿cuándo se pensará en la vida como reflejo de balance y respeto al ciclo de la vida?

 

Nos gusta planear nuestro futuro, pero no tomamos en cuenta factores que todos viviremos como la crisis climática; todos anhelamos diferentes sueños, pero el futuro nos es arrebatado ante nuestros ojos. Un cambio radical es necesario, no precisamente extremista sino desde la raíz, un cambio en el sistema, quiero decir sigamos buscando alternativas que impacten globalmente, más allá de la pantalla de una vida “eco”, y que impulsen los trabajos de todas las personas, la conservación del entorno. Seamos una comunidad que da y recibe ayuda, recíprocamente, todos queremos un futuro estable y sólo se conseguirá aportando acciones, trabajando en equipo.

Previous Post
«
Next Post
»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *