Baneque • Mito fundacional

Baneque • Mito fundacional
por: María José Vega García Travesí

La mitología es parte fundamental de todas las culturas, a partir de las historias nuestra existencia toma sentido. Los alumnos de quinto de preparatoria, con base en la obra de Óscar Santillán1, crearon un relato desde el cual explicaron el origen del cosmos o de una civilización2.

Capítulo I, Baneque (de Colón, 1492)

– Martín, te digo que estoy seguro de nuestra empresa, si seguimos adelante, vamos a llegar a las Indias.

– Sí, don Cristóbal, pero la gente está muy inquieta, partimos hace dos meses y sólo hay mar a nuestro alrededor,  casi no hay provisiones y si queremos regresar no alcanza ni la comida ni el agua.

– Calla, no quiero saber nada, hay que seguir adelante.

– He oído a los marineros murmurando, y no sé cuánto tiempo tenemos antes de que se rebelen.

– Martín, entiende, estamos por lograr el mayor descubrimiento de nuestra era y la ruta que va a salvar el comercio en el futuro.

– Sí, don Cristóbal, vamos a hacer todo eso si antes no nos tiran por la borda.

¡Tierra!, ¡tierra!, capitaaaán isla a la vista, se escuchó el grito del vigía. Cristóbal Colón y Martín Alonso Pinzón se miraron a los ojos, una sonrisa se dibujó en el rostro del portugués.

– Vamos a cubierta Martín, te lo dije.

Los marineros desembarcaron en la isla y resurtieron las provisiones de sus naves con agua, frutas variadas y unos cuantos animales que cazaron. Esta escala llena de fortuna les permitió seguir con su aventura y finalmente descubrir América, por la situación en la que estaban pasando si no hubieran encontrado esta pequeña y valiosa isla, probablemente no hubieran sobrevivido.

– Pues es así, Martín, seguimos en camino y todo gracias a la ayuda divina que nos puso a está isla en nuestro rumbo.

– Así es, don Cristóbal, y qué bien le queda el nombre de Baneque.

 

Capítulo II, Baneque (de Santillán, 2016)

Fastidiado por las burlas de los visitantes a la exposición, y cansado de los críticos que no ven más allá de la punta de su nariz para destrozar su sensibilidad artística, Óscar Santillán decide regresar al mar la roca salina al punto donde Cristóbal Colón redactó que había encontrado una prodigiosa isla, rentó un pequeño yate y llegó a su destino.

– Señor Santillán, estamos justo en el lugar.

– Gracias capitán. Óscar miró la piedra que estaba en sus manos y la arrojó por la borda tratando de que se fueran con ella todas las burlas y las críticas.

– Vámonos, capitán. Alejémonos de estas malditas coordenadas lo más pronto posible.

La nave se alejó a toda velocidad sin que Óscar Santillán pudiera darse cuenta de que una isla se formó con la semilla que él arrojó al mar, y sin poder oír al vigía, que desde lo más alto del mástil gritaba:

– ¡Tierra!, ¡tierra! capitaaaán isla a la vista.

 

1. Óscar Santillán. Artista plástico ecuatoriano (1980-).
2. Mito fundacional. Relato que explica la fundación de una ciudad o pueblo junto con los valores que fundamentan su cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *